Buscar
Generic filters

PLANTEAMIENTO INICIAL

Como se ha comentado en el capítulo de Introducción, en este atlas se han incluido todas las especies que se encuentran presentes en España durante lo que consideramos época central reproductora para la mayoría de ellas (15 de abril – 15 de junio). No obstante, también han sido incluidas aunque críen fuera del periodo central considerado dado que la fenología es muy amplia y ya desde enero comienza la reproducción, por ejemplo, de algunas grandes rapaces y, por el contrario, después de junio se pueden detectar numerosas especies criando en nuestro territorio. Su carácter de reproductor o no reproductor en España se detalla en cada especie.

Inicialmente, para el desarrollo del trabajo de campo se establecieron cuatro años (2014-2017), pero se amplió una temporada más con el objetivo de conseguir la mejor cobertura posible.

Desde el principio, dada la gran superficie que ocupa España y la retícula de cuadrados que se utilizó para prospectar el terreno y representar la distribución de las especies (UTM de 10 x 10 km), fue conocida la casi imposibilidad de poder prospectar las 5.600 cuadrículas que comprenden el país. Por otra parte, se parte de la filosofía básica de SEO/BirdLife, y de todas las iniciativas de ciencia ciudadana, de contar con todos los voluntarios que colaboran con estas organizaciones para la realización de este tipo de trabajos de campo. También se era consciente de que el número y la distribución en el terreno de voluntarios con conocimientos adecuados para llevar a cabo este trabajo, actualmente, era insuficiente. Igualmente se contaba con la gran dificultad de las limitaciones de tiempo disponible,  la gran cantidad de hábitat a cubrir, la gran cantidad de terreno sin población y las grandes distancias a zonas no pobladas que exigen grandes desplazamientos.

Por otra parte es necesario mucho esfuerzo Para una buena prospección de cada cuadrículas (100 km2), y realizar muchas visitas a lo largo de la primavera o las diferentes temporadas según el trabajo de campo planteado, tanto de día como de noche, para poder detectar todas las especies presentes en cada unidad. Todo ello sin pretender asegurar la reproducción de cada especie detectada, asunto que puede llevar muchas horas e incluso varias visitas de observación solo para un taxón determinado. Así, se centró el esfuerzo en aquellas cuadrículas que los colaboradores podían cubrir completamente por sus posibilidades de movimiento y, por otro lado, dedicar trabajo de campo, según las posibilidades económicas encontradas, a áreas que geográficamente pudieran completar información de especies muy concretas o recopilar datos que permitieran posteriormente predecir la distribución de cada una. Inicialmente, como se ha comentado, ya se partía de la idea de que sería necesario modelizar la información recopilada para obtener la distribución de cada especie para la que no se disponía de un censo específico.

Actualmente, todos los atlas modernos utilizan estas modelizaciones —modelos predictivos para determinar la distribución de las aves— y se representa la información observada, aunque la cobertura haya sido completa. Es muy difícil, incluso con muchas visitas, detectar todas las especies de cada cuadrícula, pero también se debe ser consciente de que lo obtenido es una foto aproximada de la distribución, pues aparecen y desaparecen continuamente muchas especies de una zona determinada, especialmente las más escasas y dispersas o las que se encuentran en el borde de su distribución. Esto no tiene porqué ser debido a un problema de conservación para una especie en la zona, sino a la mera dinámica poblacional de las aves, grupo tremendamente móvil.

Partiendo de estos hechos, se buscó una metodología que pudiera predecir con la mayor fiabilidad posible la abundancia relativa de cada especie en todas aquellas cuadrículas donde no se pudiera dedicar el tiempo necesario para identificar todas las especies presentes. En opinión de muchos, es muy posible que se obtenga información más fiable y precisa con los modelos que con la representación en base a lo detectado o no detectado en el trabajo de campo, sobre todo, teniendo en cuenta los cambios de distribución permanente y la gran dificultad para detectar todas las especies de cada cuadrícula UTM.

Dado que ya existía trabajo previo en el Atlas de las Aves en Invierno (SEO/BirdLife, 2012) y de otros recientemente publicados, se estableció la metodología que ya se había utilizado previamente y que había facilitado resultados satisfactorios.

ORGANIZACIÓN Y COORDINACIÓN

La dirección y coordinación nacional dependió del personal del Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife, donde se realizaron los trabajos de elaboración y distribución de los materiales para los colaboradores, la recepción y revisión final de la información, el análisis de los datos y la elaboración de los contenidos necesarios para la redacción de los textos de las especies, la presentación de resultados previos en boletines y reuniones, y finalmente, la realización y edición de la publicación.

Se estableció una red de más de 50 coordinadores regionales que se encargaron fundamentalmente de la organización del trabajo en su ámbito regional (comunidad autónoma o provincias), la difusión del proyecto en su zona y búsqueda de colaboradores, la asignación de las cuadrículas, y la recepción y revisión inicial de los datos de campo. Todos ellos quedan incluidos en el capítulo de Colaboradores.

Un comité asesor formado por científicos especializados en trabajos sobre biogeografía de especies estuvo a cargo de confirmar la metodología seleccionada y resolver dudas sobre en el trabajo de campo y el análisis de los datos.

El trabajo de campo fue realizado por un equipo de casi 1.400 personas repartidas por toda la geografía española. La mayoría de ellos fueron voluntarios, pero se contó de forma muy puntual también con profesionales para asegurar una buena cobertura en aquellas zonas con menor disponibilidad de colaboradores voluntarios o con especiales dificultades de muestreo. Además, se contó con la información de los censos específicos que se detallan más adelante y que, en gran parte, fueron realizados con la colaboración de los servicios de seguimiento de fauna de casi todas las comunidades autónomas. Además, las consejerías de medio ambiente respectivas de cada comunidad autónoma facilitaron la información de especies catalogadas.

Después de cada primavera de trabajo se publicó un boletín con los resultados obtenidos hasta ese momento, la situación del atlas, o las preguntas y problemas más frecuentes de los colaboradores (figura 1). El envío de esta publicación a todos los participantes del atlas y socios de SEO/BirdLife sirvió para difundir el proyecto y sus resultados previos, así como para fomentar e incrementar la participación en el mismo.

Figura 1. Boletines del III Atlas de las aves en época de reproducción en España publicados durante la realización del trabajo de campo.

METODOLOGÍA DE MUESTREO Y OBTENCIÓN DE DATOS

Debido a la gran variedad de las especies presentes en España en la primavera fue necesario establecer una metodología que permitiera de forma directa obtener la distribución, abundancia relativa por áreas y la cuantificación del mayor número de especies y, por otra parte, recopilar información de aquellas para las que no es posible obtener información adecuada con esos muestreos generalizados.

Tanto para la metodología general seguida como el sistema de recopilación de datos para especies no comunes, se estableció un sistema semejante al ya utilizado en el Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010 (SEO/BirdLife, 2012). Para facilitar el trabajo, se creó una aplicación on line donde estuvo disponible toda la documentación relativa a ese atlas: www.seguimientodeaves.org/atlasrep. Desde ella se pudieron descargar las fichas para la toma de datos para recoger toda la información necesaria en el campo de forma estandarizada. En esa aplicación cada participante podía quedar dado de alta y volcar su información.

MUESTREOS GENERALES

El aspecto más básico a obtener dentro de un atlas de distribución de aves es conocer dónde aparece la especie y dónde no. Para ello se planteó un sistema de muestreo cualitativo que pretendía identificar el listado completo de las especies en cada cuadrícula UTM de 10 x10 km y anotar su categoría de reproducción según los criterios establecidos por EBCC (Comité Europeo de Censos de Aves, de sus siglas en inglés European Bird Census Council; véase Hagemeijer, y Blair, 1997 y Keller et al., 2021) y previamente utilizados en el II Atlas (Martí y Del Moral, 2003).

Periodo temporal, unidad de muestreo y ámbito geográfico

Se establecieron como temporadas centrales las primaveras de 2014, 2015, 2016 y 2017. En principio se planteó trabajo solo para cuatro temporadas, pero fue necesario añadir una quinta primavera (2018) para completar un buen número de cuadrículas que resultaron incompletas con los cuatro años iniciales considerados, pero que con poco más esfuerzo podrían ser completadas y para obtener información de áreas importantes que no habían sido cubiertas por colaboradores voluntarios.

El periodo central de muestreo en la península, Baleares, Ceuta y Melilla, se estableció entre el 15 de abril y el 15 de junio, pero convenía realizar ya visitas en febrero y alargarlas hasta agosto, pues hay especies (grandes rapaces, garzas, etc.) que ya comienzan a criar en febrero y otras que crían preferentemente en julio y agosto (aves de alta montaña, por ejemplo). En Islas Canarias, los meses centrales recomendados fueron febrero, marzo, abril y mayo aunque también en estas islas hay especie que pueden iniciar la reproducción antes (aves marinas por ejemplo) y otras después (halcón de Eleonora; Martín y Lorenzo, 2001). Estas fechas no coinciden exactamente con las consideradas en términos astronómicos o meteorológicos para acotar la primavera (véase el capítulo El tiempo en primavera), sino que fueron consideradas atendiendo al comportamiento y la fenología general de la mayoría de las especies presentes en nuestro territorio durante esos 60-90 días. En este periodo de tiempo además, se presentan numerosas especies y ejemplares que se hallan en mitad de sus desplazamientos migratorios por gran parte del territorio, donde ya están la gran mayoría de otros taxones en plena reproducción.

La unidad de muestreo establecida fue la cuadrícula UTM de 10 × 10 km (es decir, unidades de 100 km2). Cada participante eligió la zona donde trabajar a través de una aplicación on line. Se animó y procuró que trabajaran en la misma unidad los ya participantes en esa cuadrícula en los programas de seguimiento Sacre, Sacin o Noctua y a los que participaron en el anterior Atlas de las aves en invierno en España. España está dividida en 5.600 cuadrículas, pero si se excluyen aquéllas con más del 50% de su superficie ocupada por mar o territorio francés y portugués, el número de cuadrículas se reduce a 4.970 (un 11,3% menos). No obstante, se hizo especial esfuerzo en cubrir algunas de esas cuadrículas no completas que podrían contener especies muy ubicuas, como aves marinas (cuadrículas costeras), aves de alta montaña (cuadrículas pirenaicas), e insulares (cuadrículas de Islas Baleares y Canarias). Igualmente se procuró obtener información de las islas menores del país (archipiélago Chinijo, Alborán, Chafarinas o Columbretes), además de las dos de la ciudades autónomas, Ceuta y Melilla.

Protocolo de muestreo

El planteamiento básico para todos los participantes y para cada cuadrícula consistió en identificar todas las especies que crían en una cuadrícula visitando el mayor número de ambientes en la misma. Para ello, el trabajo en cada cuadrícula consistió en:

  • Dedicar un mínimo de 5 horas efectivas de muestreo durante dos temporadas de campo dos años diferentes (un año en la primavera temprana 15 abril/15 mayo y otro año en primavera tardía, 16 mayo/15 junio), por lo que se debía prospectar en total, al menos, durante 10 horas cada cuadrícula. Bastaría con visitar la cuadrícula 2 años dentro de los 4 que ocupa el trabajo de campo de este atlas. Aun así, en los casos que algún colaborador tuvo que hacer las 10 horas de observación en un solo año, en tres o en los cuatro que ocupaba inicialmente este atlas, también consideró válida la cobertura de la cuadrícula. En el caso que se pudiera dedicar más tiempo a su cuadrícula, se planteó que las visitas se realizaran en diferentes fechas y en más ambientes o zonas para ampliar el número de especies detectadas, así como sus categorías de reproducción.
  • Para cada especie se anotaron todas las categorías de reproducción observadas, intentando no ocasionar molestias en la reproducción de las aves (tabla 1).
  • Para cada hora de observación se debía anotar una coordenada UTM que permitiera a los coordinadores valorar la cobertura en la cuadrícula (especies, ambientes y lugares visitados).

El trabajo con la metodología general se realizó mediante paseos en el mayor número de puntos posibles por la cuadrícula.

Tabla 1. Categorías de reproducción consideradas.

MUESTREOS CUANTITATIVOS Y SEMICUANTITATIVOS

Se planteó un trabajo más intensivo que el mero inventariado de aves con sus categorías de reproducción que permitiera realizar cálculos de abundancia por zonas, cuantificar poblaciones, realizar análisis de selección de hábitat, facilitar la elaboración de modelos, etc.

Las aves detectadas se anotaron según uno de estos dos métodos, a elegir por el participante, en función de sus apetencias y experiencia:

  • Método semicuantitativo: consistente en la realización de recorridos con registro de todas las especies distintas identificadas en cada recorrido de 15 minutos, sin más consideraciones (registro de especies sin número de contactos).
  • Método cuantitativo: consistente también en la realización de recorridos de 15 minutos con registro de las especies, pero a diferencia del método anterior, distinguiendo para cada uno de los contactos el número de ejemplares detectados. En cada contacto se anotó si quedó dentro o fuera de una banda de 25 m de ancho paralela a la línea de progresión.

El trabajo de campo semicuantitativo y cuantitativo se realizó con preferencia en las mismas cuadrículas y los mismos recorridos donde fueron realizados los muestreos generales en el III Atlas de las aves en invierno en España , aunque los generales debían ser mucho más extensos. Siempre se realizaron campo a través, o por caminos y sendas poco transitadas, tratando de evitar las carreteras. Se planteó un esfuerzo a repartir en tres temporadas.

Los trabajos semicuantitativos y cuantitativos se realizaron mediante recorridos a pie, de 15 minutos de duración cada uno, hasta completar un mínimo de 20 muestras por temporada en el caso de las cuadrículas estándar de 100 km2 (es decir, 5 horas efectivas de muestreo por primavera). Por tanto, al cabo de 3 primaveras se dispuso de, al menos, 60 recorridos distintos de 15 minutos para cada cuadrícula (equivalentes a 15 h). En el caso de cuadrículas de menor superficie, debido a los dos cambios de huso geográfico peninsulares (del 29 al 30, y del 30 al 31), a ser costeras, o a limitar con Portugal o Francia, se recalculó el mínimo número de recorridos necesarios en proporción a su área.

Se intentó que cada recorrido de 15 minutos transcurriera por un único tipo de hábitat y que al final de los 60 recorridos, todos los hábitats y zonas de la cuadrícula elegida hubieran sido muestreados. En la aplicación on line se puso a disposición de cada colaborador:

  • Una tabla y un mapa (Google Earth) con las proporciones de los principales tipos de hábitats presentes en la cuadrícula.
  • Una tabla que especifica cuántos recorridos se recomendaba realizar en cada tipo de hábitat (si eran accesibles) y la ficha para codificarlos.
  • Las instrucciones para georreferenciar cada transecto (bien en el campo, bien desde casa).

Como norma general, se recomendó realizar el trabajo en las primeras 5 horas de la mañana, aunque este trabajo podría extenderse durante todo el día para completar el listado de especies y sus categorías de reproducción (muestreo general).

Para cada uno de los transectos, además de las aves detectadas, se anotó la hora de comienzo, sus coordenadas geográficas y su caracterización de hábitat según las instrucciones y fichas que se facilitaron a los colaboradores. No fue necesario que los muestreos se distribuyesen por la totalidad de la cuadrícula en cada una de las tres temporadas, sino que se recomendó dedicar cada primavera a cubrir un sector distinto (figura 1). No obstante, sí se fue muy riguroso para que en las tres primaveras todos los transectos acumulados en cada cuadrícula se repartiesen entre sus distintos hábitats de manera proporcional a su superficie real, y con que cada transecto de 15 minutos discurriera por hábitats tan homogéneos como fuera posible. Además, en cada una de las tres temporadas los muestreos debían realizarse en distintas quincenas o meses, teniendo en cuenta la diferente fenología reproductora de las especies y para maximizar las probabilidades de que todo el periodo de muestreo quedara igualmente representado todos los años en toda la geografía española. Estas condiciones fueron imprescindibles para luego poder modelizar con precisión los determinantes ambientales que más favorecieron a cada especie particular, e inferir estadísticamente su abundancia en aquellas cuadrículas donde no fue posible muestrear.

Cada participante dispuso de una tabla en la que se indicaban los 45 hábitats considerados en este y otros programas de SEO/BirdLife (anexo 3), con el porcentaje de cada uno presente en su cuadrícula, y el cálculo del número de recorridos a realizar en ellos. Los hábitats de esta tabla principalmente se basaron en considerar conjuntamente los patrones principales de selección de hábitat de las aves ibéricas descritos en la literatura especializada, y los comentarios sobre diversos problemas de asignación de hábitat que se encontraron en la práctica los participantes en otros programas de seguimiento. Los datos cartográficos con los que se delimitó la superficie de cada categoría ambiental mediante sistemas de información geográfica procedieron de: el Mapa forestal de España del Ministerio de Medio Ambiente, el proyecto Corinne Land Cover de la Agencia Europea del Medio Ambiente, el Modelo digital del terreno del Ministerio de Medio Ambiente, el Mapa de cultivos y aprovechamientos agrícolas español del antiguo Ministerio de Agricultura, el Mapa de vegetación de Canarias y la Cartografía de Vegetación de País Vasco.

Figura 2. Ejemplo de recorridos semicuantitativos y cuantitativos.

En el caso de poder realizar recorridos adicionales (más de los 60 requeridos para cada cuadrícula de 100 km2), se pidió a los participantes que primaran aquellos ambientes y áreas de cada cuadrícula que por su poca extensión o difícil acceso, pudieran haber quedado representados con un número de recorridos demasiado pequeño, y en los que previsiblemente apareciesen especies muy particulares: las riberas de pequeños ríos y arroyos, aldeas o pequeñas urbanizaciones de zonas muy despobladas, playas y acantilados, cumbres de macizos montañosos, arboledas singulares de algunas regiones (palmerales, choperas, etc.).

Especie no reproductoras. Dado que existen especies que pueden detectarse en plena época reproductora con cierta frecuencia en España, pero que con seguridad no crían donde son observadas; aves en migración, aves que forman parte de una población divagante o no reproductora o especies que crían cerca pero no en la cuadrícula (avión zapador, martín pescador, etc.) y en base al planteamiento inicial de este atlas (aves en época de reproducción), se solicitó el registro de todas las aves vistas u oídas en el trabajo de campo, criaran o no en la zona. Estos casos se anotaron en una categoría especial (Reproducción dudosa). Las especies más frecuentes en estas situaciones se marcaron con un asterisco en las fichas de metodología general y en estos casos se realizó un especial esfuerzo para intentar saber si eran o no reproductores en el punto donde se observaban.

OTROS MUESTREOS

Aves Nocturnas

En el caso de las rapaces nocturnas, el método de muestreo consistió, dentro del trabajo genérico del atlas en permanecer en la cuadrícula al anochecer o primeras dos horas después del anochecer y hacer escuchas en distintos puntos y ambientes, anotando todas las aves nocturnas detectadas (casi todas al oír su canto territorial). En este caso bastaba con realizar tantas escuchas de 10 minutos como se pudiera dentro de la cuadrícula y anotar las especies detectadas y su categoría de reproducción.

Se solicitó cambiar las estaciones realizadas de un año para otro, realizarlas especialmente desde diciembre hasta el 15 de junio, separarlas al menos 1,5 km y no utilizar reclamos o grabaciones.

Además, se utilizaron los datos obtenidos dentro del Programa de seguimiento de aves nocturnas que SEO/BirdLife desarrolla desde finales del siglo pasado (programa Noctua), y a lo largo de todo el periodo de muestreo de dicho programa, incluidos los muestreos de la primera visita correspondiente a diciembre-enero pues ya facilitan información de reproducción de algunas especies como búho real, cárabo, búho chico, etc.

Aves Marinas

Para las aves marinas, dada la dificultad de detectar y censar las colonias como el caso de pardelas y paíños, se contó con la aportación de los expertos que trabajan con esas especies

Censos Específicos

Dentro del programa Censos de SEO/BirdLife, se abordaron de forma específica 11 especies con metodologías de censo propias para cada caso y un esfuerzo que aseguró la actualización de la distribución y tamaño de población para todas ellas (Molina, 2015; Molina et al., 2016; Del Moral, 2017 y 2018; Del Moral y Molina 2018a, 2018b y 2018c; Del Moral y Oliveira, 2019; Del Moral et al., 2017 y 2018;, Monrós et al., 2018; Siverio et al., 2018; García de la Morena et al., 2018; Arroyo et al., 2019; Bustamante et al., 2020). Las especies abordadas en el periodo 2014-2018 fueron: milano real, cotorra argentina, cotorra de Kramer, escribano palustre, cigüeña negra, aguilucho cenizo, aguilucho pálido, cernícalo primilla, buitre negro, cormorán moñudo, buitre leonado, alimoche común, águila perdicera y águila pescadora. Todos los resultados se pueden consultar en forma de monografías específicas en formato digital en: https://seo.org/monografias-de-aves/. Excepcionalmente, se actualizó la información de dos especies censadas posteriormente en 2019, la ganga ibérica y la ganga ortega (Mougeot et al., 2021).

FUENTES DE INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Además de los datos generados en el trabajo de campo realizado de forma específica con la metodología descrita anteriormente para la elaboración de este atlas, se ha contado con los registros originados en otros programas de seguimiento y plataformas de observación de aves externas a la propia organización. Siempre se trató de información relativa al mismo periodo del trabajo del propio atlas (primaveras de 2014 a 2018, ambas incluidas). En algunos casos se trató de observaciones relativas a especies raras o difíciles de detectar y en otros casos no tanto, pues cualquier observación en cualquier cuadrícula puede contribuir a completar cualquier zona, hasta la más intensamente censada.

Las fuentes consideradas fueron las siguientes:

Programa Sacre. Programa dirigido a conocer la tendencia de las poblaciones de las aves comunes en primavera y consistente en la realización de estaciones de censo en cuadrículas UTM de 10×10 km anualmente, entre el 15 de abril y el 15 de junio. Aunque está dirigido a la obtención de información que establezca la tendencia de las aves comunes, recopila información de todas las especies detectadas en el periodo indicado. En todos los casos las observaciones fueron incorporadas con la categoría de ave vista u oída. Aportó información de 1.062 cuadrículas y 300 especies.

Programa Noctua. Programa dirigido a conocer la tendencia de las poblaciones de las aves nocturnas. Su metodología se basa en la realización de estaciones de escucha en cuadrículas UTM de 10 x 10 km anualmente, entre diciembre y julio, dada la amplitud fenológica de reproducción de las especies implicadas. Se consideraron como observaciones adecuadas para el atlas las realizadas entre el mes de diciembre y julio para el búho real, cárabo y búho chico, las realizadas en abril, mayo y junio para el mochuelo europeo, lechuza común, autillo europeo y alcaraván común, y las obtenidas entre los meses de mayo, junio y julio para el chotacabras cuellirrojo y chotacabras europeo. En todos los casos las observaciones fueron incorporadas con la categoría de ave vista u oída. Aportó información de 412 cuadrículas y 11 especies.

Programa Paser y base de datos de aves anilladas de SEO/BirdLife. La actividad de anillamiento de aves genera numerosas observaciones de aves presentes en España en el periodo considerado. La información es revisada por el grupo de trabajo de anillamiento de SEO/BirdLife. Fueron recopilados todos los registros de aves marcadas y las localizaciones se tradujeron a cuadrículas UTM de 10 x 10 km. Se consideraron todos los registros incluidos en la categoría de aves vistas u oídas y como reproducción segura aquellas que se anotaron como anillamientos de pollos (edad con código 1 según Euring).

Noticiario SEO/BirdLife. Programa que recopila las noticias que aportan novedades sobre la avifauna de España y su información es analizada y validada por el grupo de trabajo de Noticiario de SEO/BirdLife. Se trata de observaciones de interés de todas las especies de aves españolas, excepto rarezas y exóticas no naturalizadas. Este repositorio de observaciones mantiene y actualiza de forma periódica la distribución y aspectos fenológicos destacados o de comportamiento de las aves, por lo que contribuye a conocer las localizaciones de todas las especies poco habituales en cualquier momento de su ciclo biológico dentro de nuestra geografía. Las localizaciones se tradujeron a cuadrículas UTM de 10×10 km y se consideraron todas las observaciones dentro del periodo 15 abril a 15 de junio, y fuera del mismo periodo siempre que se tratara de citas relativas a reproducción o especies observadas en los años considerados en este atlas.

Aves raras.  Programa que recopila las observaciones relativas a aves consideradas “raras” en España. Su información es analizada y validada por el grupo de trabajo de aves raras de SEO/BirdLife. Se trata de observaciones de aves que no se reproducen en España, pero que están presentes en nuestro territorio dentro del periodo establecido para la recopilación de datos presentes en nuestro país en este atlas. Las especies consideradas se tratan en esta publicación en un capítulo independiente y sus textos han sido realizados por personas integrantes del grupo de trabajo mencionado.

Aves exóticas. Programa que recopila las observaciones relativas a aves exóticas en España. Su información es analizada y validada por el grupo de trabajo de aves exóticas de SEO/BirdLife. Este repositorio de observaciones mantiene y actualiza de forma periódica la presencia y distribución de aves no autóctonas y las clasifica en función de su carácter reproductor o no en nuestro territorio, por lo que contribuye a conocer las localizaciones de todas las especies de este grupo. Las localizaciones se tradujeron a cuadrículas UTM de 10×10 km y se consideraron todas las observaciones dentro del periodo 15 abril a 15 de junio, y fuera del mismo periodo siempre que se tratara de citas relativas a reproducción de especies en los años considerados en este atlas.

Plataformas eBird, Ornitho,  Observados (Observation) y BirdTrack. Se trata de plataformas que funcionan como cuaderno de campo de cualquier observador de aves y, en ocasiones, de otros grupos faunísticos, en cualquier punto del mundo. Registra observaciones de aves como una actividad de Ciencia Ciudadana. En este caso se registra cualquier tipo de observación realizada en cualquier momento:  salidas al campo, en una ciudad, pueblo o barrio, etc. Además de recopilar listados completos u observaciones puntuales de aves, recopila fotografías, videos y sonidos y cantos de aves para completar las observaciones. Se extrajeron las observaciones dentro del periodo 15 abril a 15 de junio, y fuera del mismo periodo siempre que se tratara de citas relativas a reproducción de especies en los años considerados en este atlas. Todas se trasladaron a cuadrículas UTM de 10 x 10 km y sus registros fueron incluidos en la categoría de aves vistas u oídas.

Otros atlas. La realización de este atlas coincidió temporalmente con la realización de otros atlas dentro de la geografía española: Cataluña y País Vasco, coordinados respectivamente por el Instituto Catalán de Ornitología (ICO) y por la Sociedad de Ciencias de Aranzadi. El acuerdo con ambas entidades facilitó el intercambio de información entre esos atlas y el atlas estatal y se complementaron mutuamente. En el caso de Cataluña, prácticamente toda la información procede del propio atlas de la comunidad autónoma desarrollado por ICO. En el caso del País Vasco, dado que comenzó algo más tarde que el propio atlas estatal, la información aportada por éste no fue tan completa. En este caso solo se pudo aprovechar parte de la información cualitativa (presencia de especies en cuadrículas que no habían sido observadas durante el trabajo de campo en el atlas estatal). Sin embargo, en el caso de Cataluña, la información incorporada al atlas estatal comprendió tanto la información cualitativa como la cuantitativa, pues también se pudieron aprovechar los datos relativos a recorridos cuantitativos realizados para análisis concretos (cuantificación de poblaciones, modelización, etc.). Cabe destacar en este caso que toda la información recopilada en España para el atlas coordinado por SEO/BirdLife fue incorporado al segundo atlas de aves reproductoras en Europa (BirdLife International, 2017; Keller et al., 2021).

Además, se incorporaron algunos trabajos realizados por las comunidades autónomas para algunas de las especies para las que hacen seguimiento o para las que proporcionaron información.  Igualmente, se añadió información procedente de diferentes publicaciones que contenían datos sobre distribución. Finalmente, se sumó y se corrigió información por parte de algunos  autores de textos que identificaron datos inconsistentes.

COMPILACIÓN DE DATOS EN EL TRABAJO DE CAMPO DE ESTE ATLAS

INSTRUCCIONES Y FICHAS

Con el objetivo de disponer de información estandarizada se pusieron a disposición de todos los colaboradores unas instrucciones donde se detallaban las distintas metodologías para la aportación de datos, y otras para los coordinadores regionales con el fin de orientarles en sus funciones y que todas las personas trabajaran exactamente con la misma metodología. Asimismo, se diseñaron fichas para anotar los datos en el campo de una forma estandarizada.

Se realizaron instrucciones y fichas propias para el trabajo de recopilación de datos cualitativos relativos a la presencia de aves en cada cuadrícula UTM de 10×10 km durante la realización de recorridos cuantitativos o semicuantitativos. Además, se creó una ficha complementaria que sirvió para recoger observaciones de aves de forma puntual sin que el colaborador estuviera realizando trabajo de campo relativo a una cuadrícula concreta, relativa a aves escasas o infrecuentes, dormideros, u otras observaciones de interés fuera de las cuadrículas asignadas a los colaboradores.

A todos los voluntarios se les proporcionó cartografía sobre su cuadrícula, así como información detallada sobre los ambientes presentes en la misma a través de la página web donde residía toda la información relativa a este atlas y donde se debían informatizar todas las observaciones. Para favorecer la cobertura de todos los hábitats en cada UTM se facilitó también una tabla con el porcentaje en superficie que suponía cada ambiente en cada cuadrícula según se ha indicado más arriba. Esta información fue especialmente útil para aquellos que abordaron el trabajo de campo semicuantitativo y cuantitativo, pues con esta información conocían el número aproximado de recorridos que se debían realizar en cada uno de ellos.

BASE DE DATOS PARA LA ENTREGA DE DATOS INFORMATIZADOS

Para la compilación de los datos de este atlas se creó una aplicación web que permitía volcar la información, además de servir de plataforma de información, seleccionar cuadrículas de trabajo, consultar listados de coordinadores regionales, consultar dudas, etc. Igualmente, esta plataforma servía a los coordinadores regionales para revisar, corregir y validar la información de los participantes.

Para los colaboradores que no podían emplear esta herramienta, pero deseaban informatizar sus datos, lo enviaron en un fichero Excel o directamente en las fichas en papel.

COMPARACIÓN DE LA DISTRIBUCIÓN OBSERVADA CON EL ATLAS PREVIO

La edición de este nuevo atlas permite visualizar cambios en el área ocupada para cada especie respecto al atlas previo, realizado con información relevante al periodo 1998-2002 (II Atlas de las aves reproductoras de España). Los nuevos mapas de cambio de distribución dan información de los lugares donde desaparece y donde aparece una especie, por lo que proporciona información muy valiosa para conocer el estado de conservación de cada especie. Como la cobertura no ha sido completa, estos valores de cambio se han calculado en base a las cuadrículas que han sido bien prospectadas en este atlas (2.778 cuadrículas). Además, este análisis se realizó para las especies reproductoras ya que, a diferencia de este atlas, en el anterior no se registró información de aquellas especies no reproductoras.

EVOLUCIÓN DE AVES COMUNES REPRODUCTORAS (PROGRAMA SACRE)

Los datos de evolución que se muestran mayoritariamente para paseriformes y pequeñas aves pertenecen al programa de seguimiento de aves comunes en primavera (programa Sacre). El periodo considerado fue de 1998 a 2018, desde que la cobertura del programa comenzaba a ser representativa a escala estatal hasta el último año de trabajo de campo considerado para este atlas. Los resultados fueron obtenidos mediante el análisis realizado con el programa estadístico TRIM (TRends & Indices for Monitoring data). Se ha utilizado la aplicación que aloja este programa “BirdStats”.

El programa TRIM fue diseñado especialmente para el análisis de la evolución de poblaciones animales con series de datos de varios años, y permite considerar valores intermedios “perdidos”, que son recalculados en función de los datos de años anteriores y posteriores y de la calidad de la población en otras estaciones en esa temporada. TRIM genera un índice anual de abundancia para cada especie considerada, que se basa en la regresión loglineal de Poisson, pero con la posibilidad de corregir dicha regresión con correlaciones seriales a través de estimas de los parámetros del modelo, dado que las series temporales de un año a otro no son totalmente independientes. Dichos índices anuales se recalculan cada año en función de la nueva información incorporada, y el programa permite analizar la evolución de las especies en relación con variables del medio.

Para hacer los análisis de las especies de forma más precisa, se ha tenido en cuenta, según la fenología de cada especie, los datos obtenidos sólo en una de las dos visitas o en las dos que comprende el trabajo de campo de este programa, considerando si se trata de una especie sedentaria o migradora. España constituye un punto de migración muy importante para numerosas especies que se reproducen aquí, pero también en el centro y norte de Europa. Así, son numerosos los ejemplares de esas especies migradoras que son detectadas en nuestro país en plena época de muestreos del programa Sacre y, con el objetivo de no considerar esos ejemplares en migración que pudieran detectarse en nuestro territorio en ese momento, se han seleccionado los muestreos que puedan evitar la consideración de datos de aves no reproductoras en España, pues no se estaría evaluando así la evolución de la población reproductora de nuestro país. Por lo tanto, solo se han considerado los datos de esas especies migradoras referidas a la visita en que supuestamente ya no se registran gran número de aves en migración.

Se tuvieron en cuenta las siguientes categorías de cambio siguiendo los intervalos de evolución obtenidos a partir del análisis realizado con el programa estadístico TRIM:

Incremento fuerte: la población se incrementa significativamente más del 5% por año. Criterio: El límite mínimo del intervalo de confianza es > 1,05.

Incremento moderado: el incremento de la población es significativo, pero no es significativamente mayor del 5% por año. Criterio: El límite mínimo del intervalo de confianza está entre 1,00 y 1,05.

Estable: no hay ni incremento ni descenso significativo de la población y es seguro que las tendencias son menores al 5% por año. Criterio: El intervalo de confianza engloba el 1,00. El máximo del intervalo de confianza es < 1,05 y el mínimo es > 0,95.

Declive moderado: el descenso de la población es significativo, pero no es significativamente mayor del 5% por año. Criterio: el máximo del límite de confianza está entre 0,95 y 1,00.

Declive fuerte: la población desciende significativamente más del 5% por año (significaría una disminución de la población a la mitad dentro de 15 años). Criterio: El máximo del intervalo de confianza es < 0,95.

Incierto o cambio no definido: no hay ni incremento ni descenso significativo de la población, pero no es seguro que las tendencias sean menores al 5% por año.

Los análisis por regiones biogeográficas se realizaron de forma paralela metodológicamente al análisis estatal, pero considerando únicamente las cuadrículas muestreadas que pertenecen a cada área considerada (figura 3). La división de las regiones está establecida en base a las diferentes regionalizaciones biogeográficas llevadas a cabo por distintos autores, principalmente Rivas Martínez (1983) y Allué Andrade (1990): eurosiberiana, mediterránea norte, mediterránea sur y alpina y Canarias.

Figura 3. Áreas consideradas para los análisis por regiones en el programa de seguimiento de aves comunes en primavera (programa Sacre).

BIBLIOGRAFÍA

Allué-Andrade J. L. 1990. Atlas fitoclimático de España. Taxonomías. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, Madrid.

Arroyo, B., Molina, B. y Del Moral, J. C. (Eds.) 2019. El aguilucho cenizo y el aguilucho pálido en España. Población reproductora en 2017 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

BirdLife International 2017. European birds of conservation concern: populations, trends and national responsibilities. Cambridge, UK: BirdLife International.

Bustamante, J., Molina, B. y Del Moral, J. C. (Eds.), 2020. El cernícalo primilla en España, población reproductora en 2016-18 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C. (Ed.) 2017. El buitre negro en España, población reproductora en 2017 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C. (Ed.) 2018. La cigüeña negra en España, población reproductora en 2017 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C. y Molina, B. (Eds.) 2018a. El águila perdicera en España, población reproductora en 2018 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C. y Molina, B. (Eds.) 2018b. El alimoche común en España, población reproductora en 2018 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C. y Molina, B. (Eds.) 2018c. El buitre leonado en España, población reproductora en 2018 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C. y Oliveira, N. (Eds.) 2019. El cormorán moñudo en la península ibérica. Población reproductora en 2017 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Del Moral, J. C., Somoza, A., Muñoz, A. R. y Molina, B. (Eds.) 2017. La cotorra de Kramer en España, población reproductora en 2015 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

García de la Morena, E. L., Bota, G., Mañosa, S. y Morales, M. B. 2018. El sisón común en España. II Censo Nacional (2016). SEO/BirdLife. Madrid.

Hagemeijer, E. J. M. y Blair, M. J. (Eds.) 1997. The EBBC Atlas of European Breeding Birds: Their Distribution and Abundance. T & AD Poyser. Londres.

Keller, V., Herrando, S., Voříšek, P., Franch, M., Kipson, M., Milanesi, P., Martí, D., Antón, M., Klvaňová, A., Kalyakin, M. V. Bauer, H.Gr & Foppen, R.P.B. 2020. European Breeding Bird Atlas 2: Distribution, Abundance and Change. European Birds Census Council y Lynx Edicions. Barcelona.

Martín, A. y Lorenzo, J. A. 2001. Aves del archipiélago canario. Francisco Lemus Editor. La Laguna.

Martí, R. y Del Moral, J. C. (Eds.) 2003. Atlas de las aves reproductoras de España. Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Sociedad Española de Ornitología. Madrid.

Molina, B. (Ed.) 2015. El milano real en España. III Censo Nacional. Población invernante y reproductora en 2014 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Molina, B., Postigo, J. L., Muñoz, A. R. y Del Moral, J. C. (Eds.), 2016. La cotorra argentina en España, población reproductora en 2015 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Monrós, J. S., Neto, J. M., Arcos, F., Vera, P. y Belda, E. J. 2018. El escribano palustre en España y Portugal. Población reproductora en 2015 y método de censo. Universitat de València-Universitat Politécnica de València-SEO/BirdLife. Madrid.

Mougeot, F., Fernández-Tizón, M., Tarjuelo, R., Benítez-López, A. y Jiménez, J. 2021. La ganga ibérica

y la ganga ortega en España, población reproductora en 2019 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

Rivas-Martínez, S. 1983. Pisos bioclimáticas de España, Lazaroa, 5: Pisos bioclimáticos de España. Lazaroa, 5: 33-43.

SEO/BirdLife 2012. Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente-SEO/BirdLife. Madrid.

Siverio, M., Siverio, F., Rodríguez, B. y Del Moral, J. C. (Eds.) 2018. El águila pescadora en España y Portugal: población invernante 2016-2017, reproductora en 2018 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

[searchandfilter id="26679"]